Guía B. Braun para el cuidado de heridas
en pequeños animales

Autor: ARACELI CALVO. AniCura Ars Veterinaria Hospital Veterinari. Acreditada experta en heridas GNEAUPP. Acreditada AVEPA Cirugía de tejidos blandos.

Bienvenido a la Guía B. Braun para el cuidado de heridas

A continuación encontrarás las indicaciones necesarias para ayudarte de forma sencilla y práctica en el manejo de heridas.

Objetivo: optimizar la cura de cada caso

La guía B. Braun para el cuidado de heridas en los pequeños animales es una herramienta útil y práctica que mediante imágenes ayuda en el reconocimiento de la fase de cicatrización, estado de la herida y complicaciones, y establece los pasos para el manejo de la herida con el objetivo de optimizar las condiciones de cicatrización para cada condición particular.

El concepto TIME

En estas cuatro letras se engloban los principios del cuidado de heridas en ambiente húmedo.

Fue en el año 2003 cuando la European Wound Management Association describió una estrategia con el acrónimo TIME para concretar el abordaje global de los puntos clave en cicatrización. Desde entonces esta pauta se usa para sistematizar el enfoque del protocolo a seguir y revisar los resultados en cada cura. La utilización de un acrónimo ayuda a seguir unos pasos, ordenados y lógicos, para un abordaje terapéutico completo.

Consta de cuatro componentes que, adaptados al manejo de heridas para pequeños animales, son: T (tejido no viable), I (inflamación/infección), M (moisture - humedad) y E (epitelización).

Para utilizar esta guía basada en el sistema TIME, es necesario conocer el estado en el que se encuentra la herida en el momento de tu valoración. Para ello, te facilitamos las claves para su reconocimiento.

Para utilizar esta guía basada en el sistema TIME, es necesario conocer el estado en el que se encuentra la herida en el momento de tu valoración. Para ello, te facilitamos las claves para su reconocimiento.

T

Tejido no viable:
¿Cómo reconocerlo?

  • La herida presenta tejido negro, duro y seco adherido a su superficie (escara).
  • Hay un tejido de color amarillo, blando y flexible pero firmemente anclado (esfacelo).
  • El tejido adiposo y el tejido muscular subdérmico ha adquirido un color amarillento o marronáceo.
  • Los vasos sanguíneos tienen color negro y no presentan pulso ni sangrado.
I

Inflamación / infección:
¿Cómo reconocerlas?

  • Herida contaminada por demorar la atención.
  • Herida con signos clásicos de infección: dolor, calor, edema y eritema.
  • Absceso subdérmico (masa dolorosa fluctuante con acumulación cavitada de material purulento).
  • Paciente con signos sistémicos de infección.
  • Herida quirúrgica con exudación, dehiscencia o tejido no viable.
  • Fístulas en la piel (tractos ulcerativos que drenan exudado purulento).
  • Herida crónica con dolor y mal olor.
  • Herida con retraso en la cicatrización.
  • Cambios de coloración en el tejido de granulación.
M

Humedad (moisture):
¿Cómo reconocerla?

  • Herida con tejido de granulación de color rojo brillante, húmedo y plano con respecto a la superficie del borde epitelial (señal de proliferación óptima).
  • Herida con tejido de granulación con crecimiento exuberante y desmesurado por encima del plano de los bordes epiteliales. Fruto de una prolongada respuesta inflamatoria.
  • Tejido de granulación de color pálido por sobrecolonización bacteriana o infección de la herida.
E

Epitelización:
¿Cómo reconocerla?

  • Herida con márgenes de color blanquecino. Es el inicio de la proliferación, estratificación y migración de los queratinocitos.
  • Herida con avance del borde epidérmico (halo blanquecino) hacia el centro de la herida. Esto es un borde epitelial activo para cubrir de epidermis el lecho de la herida.
  • Bordes epiteliales alineados en el plano de la superficie de la herida. Valorar si están evertidos o elevados. Si el borde epitelial no tiene apoyo sobre un plano de tejido de granulación, no va a darse la migración del epitelio en su superficie.

Ejemplos de imágenes analizadas con el sistema TIME

Tras valorar la herida, y ayudándote de las imágenes ejemplo, elige el estado para seguir el protocolo de manejo óptimo.

T

Escara (tejido cutáneo necrosado deshidratado).

T: tejido necrótico.
I: riesgo de infección.
M: ausencia de exudado.
E: bordes epiteliales inactivos.

Esfacelo (tejido necrótico húmedo).

T: tejido necrótico.
I: riesgo de infección / presencia de infección.
M: exudado de moderado a abundante.
E: bordes epiteliales inactivos.

El tejido adiposo no viable tiene aspecto anormal, amarillo intenso o marrón pardo, y puede presentar licuefacción. El tejido muscular aparece marrón y sin brillo. Los vasos sanguíneos trombosados se reconocen en color negro.

T: necrosis cutánea (escara superficial) y necrosis subdérmica.
I: signos de infección. Zonas abscesadas, dolor, calor, gérmenes en tejidos subcutáneos y necrosis.
M: exudado abundante.
E: bordes epiteliales inactivos.

I

Dehiscencia de una herida con cierre primario.

T: tejido subdérmico dudosa viabilidad.
I: signos clásicos de infección.
M: exudado abundante.
E: bordes epiteliales inactivos con infección.

Herida de causa desconocida.

T: tejido subcutáneo no viable, pérdida de piel.
I: signos sistémicos y locales de infección.
M: abundante exudación, ausencia de granulación.
E: bordes epiteliales inactivos con necrosis.

Herida post quirúrgica tratada con cura seca.

T: áreas de tejido subdérmico no viable.
I: dehiscencia de la sutura, mal olor, dolor, exudación abundante purulenta.
M: coloración y estructura anormal de tejido de granulación, áreas no viables.
E: bordes no activos, irregulares y evertidos.

M

Tejido de granulación óptimo.

T: ausencia de necrosis.
I: no hay signos inflamatorios ni infección.
M: producción de exudado leve a moderado, lecho húmedo.
E: borde epitelial activo.

Quemadura amplia en fase de proliferación.

T: no hay necrosis.
I: no hay signos inflamatorios ni infección.
M: exudado abundante.
E: bordes epiteliales activos.

Herida crónica tratada con cura seca.

T: tejido viable pero superficie desecada.
I: no hay signos inflamatorios ni infección.
M: no hay tejido de granulación.
E: bordes epiteliales inactivos.

E

Herida con gran pérdida de tejidos, en fase de proliferación.

T: no hay tejido necrótico.
I: no hay signos inflamatorios ni infección.
M: tejido de granulación óptimo. Exudado abundante.
E: bordes epiteliales activos.

Herida en fase de proliferación.

T: no hay necrosis.
I: no hay signos inflamatorios ni infección.
M: exudado moderado, granulación hidratada.
E: bordes epiteliales activos, halo blanco perilesional.

Herida crónica en fase de proliferación avanzada.

T: no hay necrosis.
I: no hay signos inflamatorios ni infección.
M: exudado escaso, granulación hidratada.
E: correcto avance epitelial entre curas.